Los tiempos cambian


Estos días estoy pensando bastante en lo que han cambiado los tiempos. La informática y la tecnología ha pasado de ser una cosa de geeks a tomar por completo el centro de la vida de muchísimas personas.

Todo esto, aparte de conllevar cambios sociales ha traído otro tipo de cambios que me parecen, cuanto menos, curiosos.

Caro tiene desde hace unos días un iPhone 4, y he estado echando un ojo a lo que tiene y a lo que lleva. Hay que reconocer que el hardware es muy bueno. Sin duda, la pantalla es increíble y las fotos y vídeos que hace son una pasada. El software es el que es, te puede gustar más o menos, pero tiene calidad, sin duda.

Lo que no me gusta es que la experiencia iOS es, a priori, cerrada y monolítica. En general pretende ser de una manera, y sólo de una manera. Es decir, el software tiene una manera de hacer las cosas, y esa es la manera y punto. No se amolda a tus gustos, preferencias o particularidades, ni tampoco parece estar diseñado para que si no te gusta la aplicación X que viene con el sistema, puedas usar la Y sin problemas para la misma tarea. Es algo que sí puedo hacer con Android, y me encanta.

También me resulta curioso ver como algunas de las aplicaciones fundamentales como los contactos están bastante limitadas, sin poder enlazar diferentes cuentas a un mismo contacto (yo en mi Android tengo dentro de un mismo usuario enlazados su cuenta de facebook, fotos de picasa, cuenta de gmail, hotmail, etc… todo de una manera bastante sencilla y hasta facilitada por la aplicación).

Tema aparte es el tema de la App Store, que contiene un sinfín de apps baratas de dudosa calidad. En esto el Market de Android resulta mucho mejor, ya que tiene muchísimas más aplicaciones gratis. La ventaja es evidente: si te bajas la aplicación y no te gusta, la borras y no pierdes ni un euro. Además de la instalación de paquetes de aplicaciones que no provengan del market sin tener que hacerle cosas raras al teléfono, simplemente abriendo un archivo.

Además el tema de la tarjeta SIM, microSIM… alejarse del standard universal… eso no nos gusta a los usuarios ! No poder poner una tarjeta que no sea para el teléfono de Apple es una MIERDA exclusiva muy molesta.

Todo esta serie de “inconvenientes” estoy seguro que serán cosas buenas para muchos usuarios defendiendo ante todo la facilidad de uso. Ahí reconozco que yo siempre he preferido algo potente y versátil aunque requiera algo más de esfuerzo.

No voy a entrar a analizar ese terrible, odioso y dictatorial software (casi rootkit) que es iTunes, que te obliga a instalar el penoso Quicktime. Con iTunes las cosas se hacen como iTunes quiere, o no se hacen. Sin dar otra alternativa de software de sincronización para aprovechar las posibilidades del teléfono.

Otro punto aparte es el de la censura de contenidos en el App Store. Nada de sexo, nada de libros de temática gay, nada de cosas que a Apple le parezca que tú no debas tener. Indefendible, por supuesto. Ahora además han sacado la Mac App Store, de la que puedes ver una aterradora crítica en lifehacker (de la magnífica cadena de webs de kotaku o gizmodo, tradicionalmente muy afín al hardware y software de Apple). Recomiendo que le echéis un ojo:

http://lifehacker.com/5726764/why-the-mac-app-store-sucks
http://lifehacker.com/5726764/why-the-mac-app-store-sucks
http://lifehacker.com/5726764/why-the-mac-app-store-sucks

Después de toda esta retahíla, y todas estas divagaciones, me vuelvo a ceñir al topic del post. Los tiempos cambian. Recuerdo hace 10 o 12 años una gigante compañía de software acusada de todo lo peor del universo. Todos conocemos a Microsoft, aunque últimamente ande perdido en el mapa por su virtual inexistencia en el mercado de móviles y tabletas, que es lo que ha revolucionado el internet everywhere y la verdadera vida digital. Microsoft ha sido demonizada por prácticamente todo el mundo siempre, además de por los problemas en su software, por su filosofía y sus prácticas monopolísticas y que impiden la competencia.

A día de hoy, viendo en comparación el tándem iPhone – MacOs, todas las acusaciones que se le hacían a Microsoft me parecen de risa. No es que quiera defender a Bill Gates y Steve Pallmer, lo que me sorprende es que la compañía de Steve Jobs, en vez de estar en el punto de mira y tener cabreada a mucha gente, está en el top de lo cool, lo guay, y lo chachi piruli.

Espero que todas estas cosas que no me gustan de Apple cambien y permitan a los usuarios ser dueños de su hardware y su software, pero de todos modos me encanta que pedruscos inamovibles se muevan, que cambien las tornas y que parezca que se hayan vuelto a repartir las cartas en la partida de poker de la élite del software.

Pero en realidad, si hay algo que me encanta es mi HTC Desire con su Android hecho por Google. Bueno, bonito, barato y con un sentido de la libertad sin igual. El nacimiento del mesías linuxero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: