Real Life Spam


dsc000121

El domingo estuve comiendo en un sitio de pescaito frito en la playa de Málaga. Desde las 15:20 hasta las 16:20, no menos de 24 vendedores ambulantes nos impidieron disfrutar de nuestro almuerzo. Caben casi a un vendedor cada dos minutos.

Caro y sus padres me miraban como si estuviera loco al hacer el recuento. La ciencia nunca ha sido un camino fácil.

Anuncios
Publicado en Personal. 1 Comment »

Una respuesta to “Real Life Spam”

  1. K-ro Says:

    No paraba de gruñir y maldecir por lo bajo cada vez que algún vendedor se asomaba por su campo de visión, e ignorando la conversación en la que estuviera en ese momento sacaba el boligrafo de la navaja suiza que tiene como llavero y hacía un garabato en el mantel de papel de la mesa del restaurante. Y esa misma reacción se repitio 24 veces durante el amuerzo. Asi que …. un tanto rarito si que fué. ¡Pero te queremos igualmente!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: